lunes, 2 de marzo de 2009

Sabíamos, muy bien dónde estábamos ( beso púbico)


El día sábado 28 se realizó la convocatoria al besó público que bien pudo llamarse beso púbico.
Nuestra ciudad nos heredó esa extraña sensación de inconformes voyeurs. Siempre hemos estado consientes del lugar en el que vivimos, pero el sábado una oleada de moralidad nos abofeteo.
Sabíamos que teníamos un número considerable de asistentes (eso de creerle al facebook se nos quitó con el artículo de LaREVISTA) pero lo que nos “sorprendió” fue esa disposición de acolite barnizante de los guayacos.
Claro que fueron y claro que acolitaron, pero siempre en la mediad del no compromiso; del ver. Quedarse ahí, viendo, como si la presencia pasiva fuese una forma de apoyo inclaudicable.
La esencia de pueblo chico se nos escapa de nosotros. Todos miran a ver qué pasa, pero no quieren asumir que si no pasa, es porque están ahí, viendo, nada más.
Escuchábamos los comentarios de la clase media agitadora que se lamentaba de que los guardias no hacían nada: Entonces, toda forma de manifestación es válida en cuanto se presente un tolete y un silbato?
Era obvio que nadie nos diría nada: se acercan las elecciones y Don Jaime no va a permitir que cualquier intento de provocación (por parte de cualquiera) le de discurso a la Duarte.
En todo caso, así vamos, con nuestra moral y nuestros miedos.
Y estuvimos bien, porque empezamos y debemos continuar.
Gracias por estar y gracias por seguir.
Y gracias a los que se dieron besitos.

2 comentarios:

Giovanni Trombatore De La Figa dijo...

Estimado Pata Caliente,

como ya indique' en mi comentario anteriore, MUY BIEN HECHO !!!

Yo no fui simplemente porque' (1) no sabia que iba a haber tal encuentro y (2) porque, lastimosamente, igual no tendría a nadie a quien besar ... siendo "casado con la soltería", como ama decir una Amiga mi a....

Pero los felicito!

saludos,

Giovanni Trombatore De La Figa.

Anónimo dijo...

anda a un motel y no jodas